El verano ha llegado definitivamente a Ámsterdam en julio, y esta estación marca la temporada alta del turismo en la ciudad, que vive sus días más calurosos, animados y alegres. Con una agenda cultural llena de eventos al aire libre, julio es uno de los mejores meses para disfrutar de todos los atractivos de Ámsterdam.

Aunque también te pueden tocar días de lluvia (estás en Ámsterdam), o tal vez una ola de calor, lo más probable es que las temperaturas ronden los 20°C y no tengas que usar el paraguas más que para protegerte del sol. Los días son largos y las noches súper animadas, así que tal vez el único problema será apartar un poco de tiempo para descansar.

La ciudad sobre el agua

Barco turístico sobre los canales de Ámsterdam

La lucha de Holanda contra el mar ha marcado su historia, su geografía y el carácter de sus habitantes. En vez de expandirse hacia el interior del continente, los holandeses decidieron ganar terreno al mar, y esto dio lugar a los pólders, esos grandes terrenos completamente planos de tierra fértil, y a las ciudades y pueblos con canales en los que el agua puede subir y bajar sin inundar las calles y dañar a los edificios.

Por eso, una de las mejores introducciones a la ciudad puede ser un tour guiado por sus canales. Irás descubriendo muchas cosas sobre Ámsterdam en este recorrido que seguro te llevará por el canal Damrak para ver las Casas que Bailan, un ícono de la ciudad. Son una serie de edificios de los siglos XVI y XVII que por estar construidos sobre terreno arcillosos parecen estar apoyados los unos en los otros de una manera un poco, eso, inestable, y sí, parece que bailan.

Otra manera atractiva de recorrer los canales es rentar un pedaló, una “bicicleta de agua”, y de esta manera puedes ir por donde quieras, y a tu ritmo. Esta actividad es especialmente divertida para hacer con niños, y ya si empacas un picnic, será lo máximo. Desde los canales tendrás una gran perspectiva de los edificios, así que ve preparado para sacar muchas fotos.

Camina por los barrios de Ámsterdam

Antigua fábrica de Heineken en el barrio De Pijp, Ámsterdam

Aunque el transporte público (súper cómodo y eficiente) y las bicis (ríos de bicis) sean maneras muy inteligentes de moverse por la ciudad, nada compite con tus propios pies. Esta ciudad no es gigantesca, y tiene una densidad de atracciones impresionante, así que recomendamos muchísimo dar largos paseos por ella, caminar en zigzag sin hacer caso a las direcciones en tu teléfono, y perderte por su laberinto de calles. Estamos seguros de que así te encontrarás con alguna sorpresa, y quien sabe, tal vez sea lo mejor de tu viaje.

El barrio llamado De Pijp es uno de esos laberintos. El Sarphatipark, un tranquilo parque de finales del siglo XIX, es el centro del barrio. Con una mezcla de edificios de diferentes épocas y niveles sociales, la arquitectura de este barrio expresa la mezcla que todavía caracteriza a De Pijp. El famoso mercado de la calle Albert Cuyp está aquí, así como la antigua fábrica de cerveza Heineken, reformada como museo interactivo (recomendamos mucho la experiencia).

La torre A'DAM y el EYE Filmmuseum en Amsterdam Noord

Amsterdam Noord, o el norte de Ámsterdam, es una zona de relativamente recién regeneración. De un área industrial en declive ha pasado a ser un conjunto de barrios interesantes, con nuevos desarrollos urbanos modernos y el reciclaje de los viejos edificios industriales que se han transformado en restaurantes, salas de conciertos, cines y estudios para gente joven y creativa.

Aquí se encuentra la torre A’DAM, construida en 1971, con un mirador al aire libre en su último piso, un lugar desde donde contemplar Ámsterdam desde las alturas, y lo mejor: el mirador tiene un columpio en el borde de la barandilla para que sientas el vacío a tus pies —si no sufres de vértigo es una experiencia fantástica. El EYE Filmmuseum, un museo dedicado al cine, está muy cerca, y siempre hay algo interesante en su cartelera.

Eventos de julio en Ámsterdam

Concierto de música

Seguimos en Amsterdam Noord: El festival Over Het IJ se celebra desde finales de los 90, y son diez días a mediados de julio de arte experimental performática, es decir, ese terreno farragoso donde las artes visuales se mezclan con el teatro, la música, la danza y a veces la crítica social. Artistas jóvenes se juntan con veteranos en este festival que da lugar en el NDSM Warf y otras locaciones poco convencionales en Amsterdam Noord.

A principios de mes está el Amsterdam Roots, un festival que se enfoca en música de tradiciones no-occidentales. El festival dura varios días y da lugar en diferentes sedes, pero el cierre se celebra en el Oosterpark con un día completo de múltiples conciertos que ha llegado a reunir ¡40,000 espectadores!

El Milkshake Festival, que no es un festival de batidos, sino de música y baile, sucede a finales de mes. Es una iniciativa de dos de los clubs legendarios de Ámsterdam, el Paradiso y el Air, que celebra la diversidad (sexual, de identidades, de géneros musicales y de expresiones humanas). Es como una especie de calentamiento para el Amsterdam Pride, la gran fiesta LGBTQ+ que se celebra desde el 30 de julio hasta el 7 de agosto.

Aunque no de lugar en Ámsterdam sino en Rotérdam, el prestigioso Northsea Jazz Festival también sucede en julio, a mediados de mes, y desde 1976. Si eres un fan de este género merece la pena el viaje. Róterdam está a poco más de una hora de Ámsterdam. Puedes ver algunos conciertos y de paso explorar esta ciudad que es el centro financiero del país y uno de los puertos más grandes de Europa.

Más cosas que hacer en Ámsterdam

Pareja frente a un canal en Ámsterdam

No importa cuánto tiempo tengas y con quién vayas, en esta ciudad seguro encontrarás algo interesante que hacer, pero hay lugares que no te puedes perder, como el Rijksmuseum y el Museo de Van Gogh, dos de los imprescindibles. Pero hay muchos más. Considera el Pase Todo Incluido de Go City para ahorrar en las entradas a estas y muchas otras atracciones de Ámsterdam.

Tampoco puedes irte sin probar las famosas patatas fritas que venden por toda la ciudad. Las de Vlaams Friteshuis Vleminckx son legendarias y están muy cerca del museo sobre la historia de Ámsterdam, el Amsterdam Museum. No te amedrentes por la fila: ¡despachan rápido!

Limited time offer

Sign up and save an extra 5% today.