La mejor época para visitar Ámsterdam depende mucho de tu presupuesto y de tus gustos personales, ya que las atracciones de esta ciudad no son estacionales: los emblemáticos canales, el Museo Van Gogh y el Rijksmuseum, la increíble y animada vida nocturna y el ambiente multicultural y abierto de sus habitantes siempre van a estar allí, vayas cuando vayas. Por lo tanto, lo cierto es que cualquier momento es bueno para venir.

Ya sea que prefieras las temporadas bajas del otoño o el final de invierno, o el bullicio de las Navidades y el verano, el periodo en el que decidas visitar la ciudad influirá en gran medida en tu experiencia. Por eso hemos hecho un pequeño resumen de las cuatro estaciones que marcan la vida en la ciudad, para que tú puedas decidir qué prefieres. Vayas cuando vayas, no olvides tu paraguas (o terminarás comprándote uno allí, lo cual no es mala idea, ya que los holandeses saben unas cuantas cosas sobre la lluvia).

Primavera

Joven contemplando la ciudad sobre un puente, Ámsterdam

Las tasas de turismo disminuyen un poco entre el período navideño y la temporada alta del verano, con el paréntesis de una pequeña temporada alta en las fechas que corresponden a la Semana Santa.

Algunos consideran que la primavera es una de las mejores épocas para visitar Ámsterdam, ya que la ausencia de grandes multitudes ofrece la oportunidad de conocer las principales atracciones de la ciudad con tranquilidad, y además ¡es la época de los tulipanes en flor!

Además, aunque el clima no sea tan agradable como en verano, las temperaturas empiezan a suavizarse, y los días a hacerse más largos (y por consiguiente, más horas de luz para disfrutar en la calle).

Cosas que hacer en primavera

Bed of tulips in front of a Dutch windmill

Los tulipanes, uno de los símbolos icónicos de Holanda, florean a partir de mediados de marzo hasta mediados de mayo. Los encontrarás por toda la ciudad, y en enormes campos de cultivo en las afueras. Por eso una de las actividades imprescindibles de esta época es la visita al jardín de Keukenhofpark, en la cercana ciudad de Lisse. Aquí la floración está cuidadosamente orquestada para que los tulipanes y muchas otras flores bulbosas vayan apareciendo en un orden preciso.

Es también un gran momento para hacer excursiones fuera de Ámsterdam y conocer un poco de la historia de este país a través de sus paisajes y sus tradiciones. Puedes hacer un tour por las ciudades más importantes, o visitar pueblos con mucha historia y tradición como Edam y Voledam.

Verano

Concierto de música

Es natural: después del largo invierno y de la primavera más bien fresca de Ámsterdam, el verano llega como un meteorito con sus días largos de calor y sus noches de fiesta. La ciudad es una explosión de actividad, y para muchos, este es el momento álgido para visitar la capital cultural de Holanda.

El mes de junio marca el inicio de la temporada alta de turismo, pero gracias a que los niños siguen en la escuela, todavía es un momento relativamente tranquilo en lo que se refiere a turismo. Julio y agosto son los dos meses de más visitantes, con la consabida subida de precios en alojamiento y vuelos. Estas oleadas comienzan a disminuir en septiembre, cuando otro tipo de turista sustituye a las familias y los profesionales que ya regresaron a sus rutinas.

Por lo tanto, junio y septiembre son dos buenos meses para considerar si te interesa ahorrar y no compartir la ciudad con demasiada gente.

La temporada alta de julio y agosto es una moneda con dos caras. Por un lado, la mayoría de los museos, bares, cafés, discotecas y restaurantes de la ciudad están llenos de gente, lo que crea un ambiente increíble que para muchos es el principal atractivo de Ámsterdam. Por otro lado, esto hace que sea más difícil encontrar un hueco en cualquier lugar, por no hablar del aumento de las tarifas hoteleras y aéreas.

Cosas que hacer en verano

A todas las atracciones permanentes de la ciudad, en verano se suman un sinfín de actividades culturales, muchas de ellas al aire libre, para aprovechar al máximo el clima más agradable de todo el año en la ciudad y la temporada alta de visitantes.  

La temporada empieza con la fuerza del festival de artes escénicas más antiguo y grande del país, el Holland Festival. Se celebra desde 1947, dura todo el mes de junio, y combina música, danza, teatro y ópera en las mejores salas de conciertos y escenarios de la ciudad con la participación de grandes artistas internacionales.

Desde finales de mayo hasta que regrese de nuevo el frío, en el parque Vondelpark se abre la temporada de su precioso escenario al aire libre. Consulta su agenda, hay de todo: cabaret, música, teatro, y matinees para niños.

En julio y agosto la cita teatral continua con los festivales Over Het IJ, el Dutch Theater Festival y el Amsterdam Fringe, y a estos se suman el festival de jazz de Róterdam, el North Sea Jazz Festival, el Grachtenfestival (en el que jóvenes músicos toman espacios de la ciudad para interpretar su música), y varios festivales de cine independiente al aire libre, como el Pluk de Nacht.

Sin embargo, la fiesta más grande del verano en Ámsterdam es el Pride Festival, con diez días de actividades, baile, conciertos y demostraciones de orgullo. Hay que esperar hasta el último día para ver el gran desfile flotando sobre los canales.

Otoño

Mercado de flores flotante en Ámstedam

Octubre, noviembre y principios de diciembre son meses tranquilos en Ámsterdam, con buenas ofertas en vuelos y alojamiento para los visitantes. El clima se regresa a su natural estado holandés (lluvia, viento y frío), pero si vas bien equipado con ropa a prueba de agua, no tiene por qué ser un impedimento para disfrutar de la ciudad.

Las actividades culturales siguen abundando, y el colorido otoño es un momento ideal para caminar por la ciudad y descubrir la historia y el carácter peculiar de cada uno de sus barrios. Rentar una bici en Ámsterdam es muy fácil, y si no te intimidan los ríos de ciclistas, recorrer la ciudad rodando es una de las experiencias que no te puedes perder.

Cosas que hacer en otoño

Sinterklaas llega a Ámsterdam en noviembre

Siempre hay algo que ver en alguna de las grandes sedes culturales de Ámterdam, ya sea una de las excelentes exposiciones temporales del Rijksmuseum, la colección más grande de Van Goghs en el museo que lleva su nombre, o arte moderno, contemporáneo y del futuro en el Stedelijk y el Moco. Estos cuatro museos están convenientemente reunidos en un mismo lugar, la Museumplein, donde a mediados de noviembre se coloca una pista de patinaje sobre hielo, el Ice*Amsterdam, un punto de gran animación en la ciudad.

Sinterklaas, o San Nicolás, el personaje que trae regalos a los niños holandeses, llega a la ciudad a mediados de noviembre. Aunque los regalos no aparecen hasta la noche del 5 de diciembre, la anticipación navideña se siente desde estas fechas en Ámsterdam.

Los días cortos hacen que las noches sean largas, y en una ciudad con una vida nocturna como Ámsterdam, esto es algo bueno. No te quedes tan solo en el barrio de Leidseplein, la zona clásica de animación nocturna. De Pipj, Jordaan y desde hace poco tiempo, la zona junto al agua en Amsterdam Noord son opciones para sentir una vibra un poco más local.

Invierno

Amsterdam Light Festival

La temporada invernal en Ámsterdam tiene su mini temporada alta durante la época festiva de final de año, en la que la ciudad se viste de luces y ferias callejeras. El resto del invierno (enero y febrero) es más tranquilo en lo que a turismo se refiere. Ven a disfrutar de la ciudad en su momento más íntimo y de las mejores ofertas en vuelos y hoteles.

De todas maneras, en Ámsterdam encontrarás mucho que hacer en interiores. Cafeterías y restaurantes, museos y salas de conciertos, y experiencias interactivas te esperan para llenar tus días invernales en la Venecia del norte.

Enero y febrero, todo hay que decirlo, son los mejores meses para hacer compras, y Ámsterdam no defrauda en este sentido. Desde grandes almacenes con marcas de lujo hasta los mercados de pulgas, aquí podrás encontrar de todo. ¡Aprovecha la ocasión!

Cosas que hacer en invierno

Ice*Amsterdam frente al Rijksmuseum

Si vienes en diciembre, no echarás en falta la actividad callejera. Está la pista de patinaje y la feria navideña de Ice*Amsterdam en la Museumplein, pero también la gran feria invernal Amsterdam Winter Paradise, con atracciones para niños y adultos.

Durante los meses de diciembre y enero, la ciudad acoge las aproximadamente 30 instalaciones lumínicas del Amsterdam Light Festival. La mayoría de ellas, de gran tamaño, se colocan a lo largo de los canales, sobre los puentes o directamente flotando en el agua. La mejor forma de disfrutar del festival es hacer un tour de los canales en barco.

Para satisfacer el ímpetu de hacer compras, puedes recorrer la gran cantidad de mercados callejeros de la ciudad, como el de la calle Albert Cuyp en el barrio De Pijp, el Antikcentrum, o los mercados de Waterlooplein y el Noordermarkt; o ir directamente a un centro comercial como el de Kalverstraat y a los grandes almacenes De Bijenkorf para ver las mejores marcas de diseñadores locales e internacionales.

Limited time offer

Sign up and save an extra 5% today.