Si llegaste hasta esta página es porque una de dos: o ya tienes tus billetes para ir a Boston en Navidad, o te lo estás pensando. En ambos casos, seguramente estás soñando con unas Navidades de cuento, con nieve, chocolate caliente, pistas de patinaje sobre hielo y luces, muchas luces. Boston tiene todo eso, y mucho más.

En cualquier época del año, Boston es una ciudad que ofrece mucho a los visitantes: magníficos museos y universidades, lugares clave de la historia del país, eventos culturales y deportivos, y una traza urbana compacta y muy caminable. Pero en Navidad la ciudad y sus habitantes se transforman, dando la bienvenida a las celebraciones con un entusiasmo peculiar.  ¡Ven a vivirlo por ti mismo! (Y luego nos cuentas.)

 

Luces y árboles navideños

Boston's official Christmas tree after dark

 

El árbol “oficial” de la ciudad es el del parque conocido como Boston Common, que cada año se prende con una ceremonia presidida por el alcalde, quien da inicio oficial a la temporada festiva allí, en el que fue el primer parque público de los Estados Unidos. El árbol es un regalo de la provincia canadiense de Nova Scotia en agradecimiento por el apoyo que Boston les prestó en 1917 cuando sucedió una desastrosa explosión en un barco que devastó todo un distrito de la ciudad de Halifax.

Después de iluminar el árbol principal, unos 80 árboles del parque y otras instalaciones lumínicas se prenden en sincronía, para gran emoción del público. Antes y después de la ceremonia, siempre hay algún espectáculo especial para marcar la ocasión, ya sea un concierto, la aparición de Santa, o una demostración de patinaje artístico en el Frog Pond.

Pero para ver el árbol más grande y con más luces de toda la costa este, tienes que darte un paseo por el Faneuil Hall Market. Este gigantesco árbol, más grande que el del Rockefeller Center de NYC, se anima durante siete minutos cada hora con un espectáculo de luces y música llamado “Blink!”, que ya es un clásico de la ciudad. Además, aquí puedes aprovechar para hacer alguna compra de última hora, o visitar la tienda llamada “Christmas in Boston” que permanece abierta durante todo el año (para que veas el nivel de pasión que tienen aquí por la época festiva).

En realidad, por cualquier lado que vayas te vas a encontrar con decoraciones increíbles. Toma el clásico tour en el trolley Hop-on Hop-off para admirar el brillo centelleante de la ciudad. Pasea por el afluente barrio de Beacon Hill para tomar nota de cómo decoran sus casas los vecinos (muy elegantes), o piérdete por los caminitos del Boston Public Garden, un jardín al estilo inglés formal creado en el siglo XIX, que contrasta con los espacios abiertos y silvestres del aledaño Boston Common.

 

¡Mercadillos!

Quincy Market building in Boston at Christmas

 

No pueden faltar los mercadillos navideños, claro. Faneuil Hall Market, aunque no es estrictamente un mercadillo navideño, es un buen lugar para encontrar regalos de última hora y decoraciones para tu árbol (¡para el del año que viene!).

El mercado estacional más grande es el del Boston Hall City Plaza, con sus puestos como casitas blancas que ofrecen de todo, desde vino caliente hasta artesanías locales y una gran animación callejera. Otro mercado que despierta gran expectación es el SoWa Winter Festival (mira las fechas en la página web, porque no funciona todos los días). En este distrito de Boston (llamado así porque se ubica al sur de la avenida Washington) se concentran galerías, estudios de arte y diseño, restaurantes, y residentes jóvenes y creativos, así que espera un mercado navideño fuera de lo común.

También tenemos que mencionar el Holiday CrEATor Market, en el Boston Public Market, un mercado tradicional de alimentos de Boston. Este mercadillo se centra, naturalmente, en delicias para comer, pero también encontrarás artesanías y objetos para hacer regalos.

Otros mercados de Navidad interesantes se arman en el puerto de Boston (el llamado “Snowport”), y a principios de diciembre, la feria de artesanías en la Old South Church, que además es una iglesia muy hermosa, y las calles aledañas también tienen una zona comercial con tiendas independientes interesantes.

Para los buscadores de tesoros va esta última mención: el mercado de pulgas Somerville, que abre un par de días durante las dos primeras semanas de diciembre. Además de los habituales objetos de mercado de pulgas (muebles, discos de vinilo, libros, ropa), también vienen artesanos y diseñadores a vender sus productos, y el mercado se anima con música y lugares para comer y tomar.

 

Patinaje sobre hielo y chocolate caliente

Ice skaters enjoying Boston's Frog Pond

 

Son dos actividades totalmente navideñas para entrar en calor durante las frías jornadas decembrinas en Boston, y en esta ciudad tendrás donde escoger. La pista clásica es la del Frog Pond en el Boston Common, preciosa con la iluminación navideña del parque a su alrededor.

En el Boston Winter City Hall Plaza, el ambiente navideño se superpone a los edificios gubernamentales de estilo brutalista de la plaza, y la pista rodea las letras gigantes que dicen “Boston”. Aquí también se pone un mercadito navideño donde comprar tu chocolate caliente o comer algún dulce después de dar tus piruetas.

Si vas con niños (o si te gustan los zoológicos), puedes combinar la visita al Franklyn Park Zoo con una sesión de patinaje en el cercano Kelly Skating Rink, una pista de barrio nada pretenciosa, pero con un gran ambiente local (y gratuita: solo te cobran por la renta de los patines).

Nos regresamos al Boston Common para una última recomendación golosa: camina a la chocolatería L. A. Burdick y pide un chocolate caliente para llevar, con sus malvaviscos incluidos. También lo puedes tomar allí, pero tienen muy poquitas mesas. ¡Merece mucho la pena, créenos!

 

Con niños

Children's museum Boston

 

Si no viajas con niños, sáltate este pedazo del artículo, o sigue leyendo porque igual se te antojan las divertidas actividades que Boston ofrece para los más chiquitos.

En el cine Assembly Row, en Somerville, ponen matinés con películas navideñas durante los fines de semana de diciembre, y lo mejor, la entrada es gratuita. Hay que llegar media hora antes al cine para conseguir entradas. Aquí mismo se encuentra el Legoland Discovery Center, así que es un plan ideal para pasar todo un día de diversión.

El Boston Children’s Museum es una visita obligada si viajas con niños pequeños. Después del de Brooklyn, es el segundo museo para niños más antiguo del país (y del mundo, ya que la idea de un museo interactivo para niños empezó en los Estados Unidos). Inaugurado en 1913, estamos seguros de que saben muy bien lo que están haciendo. También en el Museo de la Ciencia tienen un programa especial de Navidad con eventos como proyecciones de películas en 4D (tipo Polar Express) y juegos infantiles.

 

El Año Nuevo en Boston

New Year fireworks over Boston harbor

 

Por último, si tienes la suerte de pasar el 31 de diciembre en Boston, podrás asistir a los dos espectáculos de fuegos artificiales que marcan este día. Aquí la Nochevieja se llama “First Night”, y se celebra por todo lo alto.

El primer espectáculo pirotécnico es perfecto para familias (o para aquellos que no suelen esperar a la medianoche para acostarse, Nochevieja o no Nochevieja). Empieza a las 19:00 horas en el Boston Common, y además de los fuegos, hay muchas otras sorpresas (marionetas, puestos para pintarse la cara, números de circo, etc.).

A la medianoche, hay que ir a la plaza Copley en el paseo marítimo para dar la bienvenida al Año Nuevo y contemplar los fuegos artificiales sobre la bahía. Durante el día 31, en este paseo también se exhiben espectaculares esculturas efímeras de hielo. ¡No te lo pierdas!

 

 

¿Cómo es Boston en diciembre?

Boston en diciembre es conocido por ser frío y nevado, lo que le da un ambiente navideño y acogedor. Las temperaturas promedio durante el día suelen oscilar entre 0 y 6ºC, mientras que las noches son mucho más frías, con temperaturas que pueden bajar a -5ºC o incluso menos. La nieve es una característica común del clima de Boston en diciembre, con un promedio de 40 centímetros de nieve en el suelo durante todo el mes.

Si planeas visitar Boston en diciembre, es importante que lleves ropa de invierno adecuada. Esto incluye abrigos pesados, gorros, guantes, bufandas, botas y calcetines térmicos. Además, es importante llevar ropa cómoda y a prueba de agua, ya que puede nevar o llover durante tu visita.

En definitiva, el tiempo en diciembre en Boston es frío y nevado, pero esto sólo suma al ambiente navideño y acogedor de la ciudad. Si planeas visitar Boston en diciembre, asegúrate de llevar ropa adecuada para el clima, y estar preparado para disfrutar de una gran cantidad de actividades y eventos festivos.

 

En resumen…

Le quartier des théâtres à Boston

 

Además de todas las actividades navideñas, en Boston encontrarás un sinfín de atracciones que no te puedes perder, como el New England Aquarium, el Institute of Contemporary Art o el Museo de Historia Natural de Harvard.

Los pases de Go City te dan acceso a estas atracciones y muchas más, pero con un ahorro considerable –que puedes utilizar para tus compras de regalos navideños. Además, tendrás toda la flexibilidad que necesitas, porque sabemos que los planes pueden cambiar en cualquier momento, sobre todo en Navidad. ¡Felices viajes!