¿Vas a viajar a Boston? Esto te va a interesar. Hemos elaborado una guía repleta de información para moverse por la ciudad, incluido el acceso al aeropuerto. Comprobarás que moverse por el centro de Boston es muy sencillo. La zona centro es bastante compacta, de hecho, se puede recorrer a pie, aun así, verás que hay muchos taxis a tu disposición y que Boston cuenta con un sistema de transporte público muy accesible.

Conducir por el centro de Boston, sin embargo, puede suponer un pequeño desafío debido al anticuado trazado de sus carreteras y a las limitadas opciones de aparcamiento. El coche solo es la mejor opción si el plan es salir de excursión fuera de la ciudad.

Photo Credit: Greater Boston Convention & Visitors Bureau Photo Credit: Greater Boston Convention & Visitors Bureau

El transporte público de Boston

La MBTA es el sistema de transporte público de Boston, y es una excelente manera de desplazarse de forma rápida y barata. La "T" es el símbolo del metro, que recorre todo Boston, hasta Cambridge y los barrios de la periferia. Por lo que es una de las mejores formas de llegar a todas las atracciones de la ciudad. Solo tienes que buscar la gran T para encontrar una estación. Otra opción muy cómoda para desplazarse por la ciudad es la red de autobuses. Y si quieres alejarte un poco más, puedes hacerlo en tren de cercanías (Commuter Rail). Podrás comprar y recargar tus billetes de transporte público en las máquinas expendedoras situadas en la mayoría de las estaciones. Las máquinas tienen la opción de cambiar el idioma a español, por lo que la compra se facilita bastante.

A la hora de comprar tu billete tienes dos opciones:

Charlie Ticket: es un billete individual de papel que puedes cargar con uno o varios viajes. Si se te acaban los viajes, puedes recargarlo con trayectos nuevos en las mismas máquinas expendedoras de las estaciones. La tarifa básica del T con Charlie Ticket es de 2,90 dólares. El billete es válido también para los autobuses, que son algo más baratos que el metro: 2 dólares por trayecto.

Charlie Card: es una tarjeta de plástico (como un abono o una tarjeta de crédito). Los trayectos con Charlie Card son un poco más baratos: 2,40 dólares en metro y 1,70 dólares en autobús. Además puedes cargar y recargar tu Charlie Card con el importe que quieras e ir gastando el crédito a tu aire. No es de uso individual, de modo que puedes compartirla si vas en compañía.

Tanto si optas por el Ticket como si te decides por la Card, en vez de pagar por los trayectos individuales, también puedes pagar una tarifa válida para todo el día (1-Day Pass) o para siete días (7-Day Pass). Echa cálculos, porque lo mismo te compensa esta opción. También existen algunas tarifas reducidas. Por ejemplo, los niños menores de 11 años acompañados de un adulto no pagan. Ten en cuenta todas estas opciones a la hora de hacer tu compra.

Y una vez a bordo, ¡agárrate bien! El T es uno de los sistemas de transporte público más antiguos del país, así que el viaje puede ser más emocionante de lo que esperabas.

Moverse a pie y en bici

Te sorprenderá lo pequeña que es la ciudad. ¡La zona centro de Boston se puede atravesar a pie en una hora! Merece mucho la pena darse un paseo por la Explanada del Río Charles e incluso cruzarlo y llegar hasta Cambridge, donde disfrutarás de unas vistas increíbles del skyline de la ciudad. Tómate tu tiempo y explora los diferentes barrios de la ciudad, verás que muchos puntos de interés están muy cerca unos de otros, por lo que podrás ir de uno a otro caminando. Si quieres aumentar un poco el ritmo de desplazamiento sin renunciar a la experiencia de recorrer las calles de la ciudad a tu aire, plantéate la posibilidad de alquilar una bicicleta. Disfrutarás de un modo divertido y memorable de moverte por Boston, una ciudad con una cultura ciclista increíble.

Taxis y servicios VTC

En Boston abundan lo taxis, son fáciles de conseguir y son una gran opción para moverse por la ciudad si se te hace tarde y el T ya ha cerrado. Eso sí, cuenta con que te saldrá bastante más caro que el metro. Como alternativa al taxi, también tienes servicios de VTC en Boston, algunos de los más usados son Lyft o Uber. No olvides que para poder usar estos servicios tienes que descargarte previamente la aplicación, así que investiga un poco antes de tu viaje.

Aparcamiento

Dependiendo de dónde y cuándo quieras aparcar en Boston, conseguir una plaza puede resultar difícil. La mayoría de los aparcamientos en las calles del centro tienen un límite de tiempo y las restricciones se aplican estrictamente. Los parkings son fáciles de encontrar, pero pueden ser caros. Si aparcas en un parking, comprueba si ofrece aparcamiento validado (para los huéspedes de un hotel o una atracción cercana, por ejemplo).

Trolebús turístico Boston

Otras opciones

Si quieres mezclar el disfrute turístico con el transporte por la ciudad siempre puedes optar por hacer una ruta en trolebús turístico. Una de las formas más cómodas y relajadas de recorrer los monumentos principales de Boston. Con Go City®, dispondrás de un billete de dos días, por lo que podrás tomártelo con calma y disfrutar del trayecto mientras escuchas las narraciones de tu guía. Si algo te llama especialmente la atención y quieres dedicarle más tiempo, solo tienes que bajarte. Cuando acabes tu visita, podrás coger el siguiente trolebús y continuar con la ruta. 

Vista Boston río

Y si quieres divertirte el doble en tu recorrido turístico, no te pierdas el dos por uno de los vehículos anfibios de Duck Tours. Estas sorprendentes lanchas de desembarco de la Segunda Guerra Mundial se convierten en autobús turístico cuando llegan a tierra firme. Comenzarás el recorrido en autobús y pasarás por hitos bostonianos como Trinity Church, Faneuil Hall y New England Holocaust Memorial. Y justo cuando creas que ya lo has visto todo, tu autobús se transformará en barco y se adentrará en el Río Charles, desde donde disfrutarás de unas vistas estupendas de Boston y de Cambridge.

Llegar a Boston

¿Cómo llegar a Boston desde el aeropuerto?

El aeropuerto de Boston, Logan International Airport, se encuentra en la zona de East Boston. Verás que es fácil conseguir un taxi, reservar un servicio de lanzadera con GO Boston Shuttle o tomar el transporte público. Para conseguir un taxi, solo tienes que seguir las indicaciones en el aeropuerto. Si es hora punta, puede que trayecto se alargue bastante, así que tenlo en cuenta a la hora de adentrarte en el tráfico. El transporte público es una alternativa más barata con la que además evitarás el problema del tráfico. Desde el aeropuerto sale la línea de autobuses Silver Line y la línea Azul (Blue Line) de metro. Busca la parada a la que quieres llegar y calcula la ruta que mejor se adapte. Los autobuses de la línea Silver Line conectan con la línea Roja (Red Line) de metro y con el tren de cercanías (Commuter Rail) en la estación South Station. La  línea Azul (Blue Line) conecta con la Verde (Green Line), con la Naranja (Orange Line) y con el cercanías (Commuter Rail) en la estación North Station. Como ves, el aeropuerto de Boston está muy bien comunicado con la ciudad, solo tienes que elegir la mejor ruta hasta tu destino.

En tren

Amtrak, la red estatal de trenes, cuenta con tres estaciones en Boston, que son también estaciones del T: South Station (700 Atlantic Ave), Back Bay Station (145 Dartmouth Street) y North Station (Causeway Street). Para llegar al centro desde South Station, toma la línea Roja (Red Line) hasta Park Street. Desde Back Bay Station, toma la línea Naranja (Orange Line) hasta Downtown Crossing. Desde North Station, toma la línea Naranja (Orange Line) hasta Downtown Crossing o la línea Verde (Green Line) hasta Park Street.

En autobús

El autobús suele usarse para llegar a Boston desde otras ciudades y localidades de Nueva Inglaterra. La terminal de autobuses se encuentra en Atlantic Ave, cerca de South Station. Desde South Station, toma la línea Roja (Red Line) dirección Inbound para conectar luego con la línea Naranja (Orange Line) o la Verde (Green Line).

 

Y ahora que ya sabes moverte como pez en el agua por Boston, podrás sacarle todo el partido a tus vacaciones. No te olvides de consultar las atracciones y las ventajas de los pases de Go City® antes de viajar, porque con Go City®, cuanto más visitas, ¡más ahorras!