Lo de Francia y sus castillos es algo fuera de lo común. Hay miles, literalmente, y en los alrededores de París se encuentran algunos de los más espectaculares. Todos ellos son testigos de la historia y ofrecen una visión nítida de la vida en siglos anteriores. Desde fortalezas medievales a castillos renacentistas y palacios rococó, podrás viajar en el tiempo con la riqueza de la arquitectura francesa.

Si viajas a París y sueñas con visitar alguno de ellos, estás de suerte: puedes llegar a ellos fácilmente utilizando el sistema de trenes RER (Réseau Express Régional) que conecta los alrededores de París con el centro. Para hacerte la vida más fácil, te indicamos cómo llegar a cada uno.

Toma nota de los castillos más bonitos cerca de París con esta guía que hemos hecho para ti, y da vuelo a tu imaginación visitándolos. Tal vez regreses a casa con ganas de redecorar tu propio castillo.

 

Vue du Château de Versailles

 

Versalles

No necesita presentación: es el palacio más famoso de Francia. Situado, como su nombre indica, en la comuna de Versalles, este palacio fue la residencia de tres reyes con destinos más o menos afortunados: Luis XIV, Luis XV y Luis XVI. Obra maestra de la arquitectura clásica, y la envidia de todas las casas reales de Europa que inmediatamente se ocuparon de construir sus propias imitaciones, el palacio ocupa 815 hectáreas, de las cuales más de 93 son jardines. Aparta un día completo para aprovechar al máximo este extraordinario lugar.

Podrás ver el increíble Salón de los Espejos, de 73 metros de largo y decorado con 357 espejos, y las estancias privadas del rey, donde todo son materiales preciosos, dorados y mármol. En cuanto a los jardines, uno de los lugares más famosos es el invernadero, que alberga más de 1,500 árboles y arbustos como naranjos, laureles, mirtos y granados.

 

Para llegar desde París, toma el RER C y bájate en la parada “Versailles Château Rive Gauche”: el palacio está a 10 minutos caminando.

 

Le Château de Saint-Germain-en-Laye

 

Saint-Germain-en-Laye

El castillo de Saint-Germain-en-Laye es uno de los más antiguos de los alrededores de París: su construcción comenzó en 1124. Antigua residencia de los reyes de Francia, es especialmente famoso por su capilla interior, la Chapelle Saint-Louis, así como por su monumental salón de baile de 500 metros cuadrados, en el que se encuentra una impresionante chimenea decorada con una salamandra, emblema del rey Francisco I. Hoy en día, el castillo alberga el Museo Nacional de Arqueología, donde se puede ver una rica colección de objetos del Paleolítico, el Neolítico, la Edad de Hierro y la Galia romana.

 

Muy accesible, el castillo se encuentra a pocos minutos a pie de la estación Saint-Germain-en-Laye del RER A.

 

Château de Vincennes

 

Vincennes

Es el castillo francés más grande todavía en pie. La fortaleza del castillo de Vincennes es una construcción impresionante con un calabozo de nada menos que 52 metros de altura.

A lo largo de su historia sirvió como sede de la defensa real y fue una prisión para reclusos de alto nivel: uno de los más famosos fue el duque de Beaufort, encarcelado por orden de Ana de Austria (pero logró escapar en 1648).

 

Hoy en día, el castillo de Vincennes tiene una estación de tren con su nombre. Ahí es donde debes bajar para visitarlo (RER A o línea 1 del metro, así como muchos autobuses).

 

A l'intérieur du Château de Malmaison

 

Malmaison

Construido para la emperatriz Josefina, primera esposa de Napoleón I, el palacio de Malmaison alberga actualmente el Museo Nacional Napoleónico. Los aficionados a la historia pueden aprender más sobre este periodo. Si vas en primavera (finales de mayo, principios de junio), estás de suerte: visita la rosaleda, dispuesta bajo las órdenes de la emperatriz —se llamaba Rosa antes de casarse—, que hoy alberga más de 150 variedades.

 

¿Cómo llegar? Toma el RER A hasta la parada “Rueil-Malmaison”, y luego el autobús 258 o 259.

 

Château de Pierrefonds

 

Pierrefonds

El impresionante castillo de Pierrefonds se encuentra en el límite del bosque de Compiègne. Se trata de una fortaleza medieval del siglo XIV puesta al día por el famoso arquitecto Viollet-le-Duc a petición de Napoleón III en el siglo XIX. Palimpsesto de diferentes etapas históricas, tiene el aspecto de un castillo de película (de hecho, se han filmado varias aquí).

 

Toma el tren en la Gare du Nord y bájate en Compiègne. El viaje dura 40 minutos.

 

Le Château de Fontainebleau et son célèbre escalier

 

Fontainebleau

Alejémonos de nuevo de París, a unos sesenta kilómetros al sureste de la capital. El palacio de Fontainebleau es un lugar importante en la historia de Francia, ya que fue la residencia de muchos soberanos, desde Francisco I hasta Napoleón III. El edificio, de estilo clásico y renacentista, es especialmente famoso por su imponente escalera en herradura que da la bienvenida a los visitantes. En el interior podrás pasear por varios salones y habitaciones, así como hermosas y amplias galerías, como la Galerie des Fastes, cuyo techo está decorado con un águila imperial. Es un verdadero viaje por la historia de Francia, a través de las diferentes épocas y cambios de régimen.

 

Desde la Gare de Lyon, toma el tren Transilien R hasta la estación de Fontainebleau-Avon, luego toma el autobús 21 o pasea por la ciudad de Fontainebleau hasta llegar al castillo (unos 30 minutos a pie).

 

Le Château de Champs-sur-Marne

 

Champs-sur-Marne

Construido a principios del siglo XVIII, el palacio de Champs-sur-Marne es un magnífico ejemplo de arquitectura neoclásica francesa, con magníficos toques rococó en su interior. Uno de sus dueños, el duque Louis César de La Baume Le Blanc, agregó un fabuloso salón chino donde entretenía a los escritores más célebres de su tiempo, como Diderot, Voltaire y d'Alembert. Tal vez escuches el eco de sus voces por los salones de este palacio. En cualquier caso, podrás ver cientos de objetos y muebles que te darán una buena idea de cómo era la vida de los privilegiados en el siglo XVIII.

 

Se tarda unos cuarenta minutos en llegar desde París, tomando el RER A hasta Noisiel - Le Luzard.

 

A l'intérieur du Château de Chantilly

 

Chantilly

Originalmente era una fortaleza medieval cuya construcción comenzó en 1352. A lo largo de los siglos, el castillo de Chantilly pasó de mano en mano; fue saqueado, destruido y reconstruido, y finalmente terminó como la propiedad de los Príncipes de Condé. Visítalo por su fascinante historia; sus jardines diseñados por Le Nôtre, el afamado jardinero de Luis XIV; y por su museo, que alberga una de las colecciones de pintura antigua (siglos XV y XVI) más importantes de Francia.

 

Toma el RER D y baja en la estación Chantilly Gouvieux.

 

¿Te fascinan los castillos y los palacios, pero no tienes el presupuesto de una familia real? Para eso está Go City. Gracias a nuestros paquetes, podrás ahorrar y disfrutar de tu viaje al máximo. Bon voyage !

 

Limited time offer

Sign up and save an extra 5% today.