El Empire State Building es probablemente el edificio más famoso de Nueva York. Con sus 381 metros de altura, sus 102 plantas y su particular diseño art decó, domina la ciudad y cautiva a habitantes y visitantes por igual. Por lo que no es de extrañar que sea una verdadera estrella turística, con más de cuatro millones de visitas al año. Si tú tampoco te lo quieres perder en tu próximo viaje a Nueva York, seguro que este artículo te interesa. Empire State Building, ¡allá vamos! 

 

Un poco de historia

Empire State Building, Nueva York

A finales de la década de 1920 y principios de la de 1930, se desató una auténtica batalla en todo el mundo por construir el rascacielos más alto posible. El Empire State Building se construyó entre 1930 y 1931: 102 pisos y 381 metros de altura (443 metros si se cuenta la antena). Con estas dimensiones, el Empire State fue el edificio más alto del mundo durante varias décadas, hasta 1970, cuando dejó paso a otro edificio neoyorquino, la Torre Norte del World Trade Center.  
 
La fachada del Empire State, de estilo art decó, se caracteriza por sus líneas rectas y esbeltas, además de por sus enormes proporciones. En el interior, abundan los detalles decorativos, también típicos de los años 30 (de los que hablaremos a continuación...) 

El edificio tiene 6500 ventanas, 73 ascensores, pesa 365 000 toneladas y se necesitaron diez millones de ladrillos para construirlo. Está considerada como una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno, y ha aparecido en numerosos cuadros y películas, incluida una famosísima escena de King Kong

 

¿Qué ver en el Empire State Building?

La mayor parte del Empire State Building es espacio de oficinas, pero esas no son precisamente las zonas que nos interesan. A continuación te contamos todo lo que no te debes perder en tu visita a este emblemático rascacielos.

El vestíbulo

Vestíbulo del Empire State Building, Nueva York

El imponente vestíbulo tiene la altura equivalente a tres pisos. Una verdadera joya arquitectónica y decorativa de estilo art decó realizada en mármol y aluminio. Contempla detenidamente los detalles de las paredes y los techos... descubrirás que nada se ha dejado al azar. ¡Quién pudiera venir a trabajar todos los días a esta oficina!

 

La segunda planta

En la segunda planta es donde se sacan las entradas para el Empire State Building. Tras pasar por el control de seguridad, recibirás una audioguía multimedia gratuita que podrás utilizar durante toda tu visita. Incluso si ya has estado antes en el edificio, seguro que aprendes nuevos detalles sobre su construcción y su historia. También hay varias exposiciones en esta planta, así que calcula que necesitarás algo de tiempo para explorarlas. 

 

Planta ochenta

La zona expositiva de la planta ochenta muestra la planificación y la construcción del Empire State Building. Aquí conocerás los detalles de la historia y la arquitectura del edificio a través de documentos originales, como fotografías de la época, planos de construcción y mucho más.

En esta planta se encuentra también la tienda de recuerdos. Pásate por ella si buscas regalos para quienes te esperan en casa o si quieres llevarte un detalle que te recuerde para siempre tu viaje a Nueva York.

 

Planta 86: mirador principal

Vistas desde el Empire State Building, Nueva York

En esta planta descubrirás lo que tanto has estado esperando: ¡las vistas! Accede al mirador al aire libre, desde el que podrás disfrutar de unas maravillosas vistas panorámicas de la ciudad. Localiza Central Park, los dos ríos de Nueva York (el Hudson y el East River), el Puente de Brooklyn, Times Square, la Estatua de la Libertad y mucho más.  

¿Sabía que la planta 86 del Empire State Building es además una estrella de cine? Ha aparecido en numerosas películas, como Tú y yo o Sleepless in Seattle, así como en el clásico de la televisión Te quiero, Lucy

 

Planta 102: mirador superior

Si no padeces de vértigo, toma el ascensor acristalado que te llevará hasta la planta 102. En este mirador de la última planta disfrutarás de unas vistas panorámicas inigualables gracias a sus enormes ventanales que se extienden desde el suelo hasta el techo. Tendrás la sensación de estar sobrevolando Manhattan.

En un día despejado, pueden verse hasta seis estados: Nueva York, Nueva Jersey, Pensilvania, Connecticut, Massachusetts y Delaware. ¡Una experiencia que no olvidarás fácilmente!

 

El Empire State Building iluminado

Empire State Building iluminado, Nueva York

Si te dan miedo las alturas o no tienes tiempo de subir, no te preocupes, el Empire State visto desde el suelo es ya un espectáculo inolvidable. Te recomendamos esperar hasta la caída de la noche para contemplarlo en su máximo esplendor: iluminado.

Desde 1976 las luces del Empire State marcan la vida cultural neoyorquina: cambian de color en función de festividades y acontecimientos. Además, en 2012 se instaló un sistema de luces LED capaz de producir hasta 16 millones de colores. ¡No te lo puedes perder!

 

Información práctica

Los horarios de apertura y cierre varían dependiendo del día y de la época del año. Ten en cuenta que el último acceso es siempre 45 minutos antes de la hora de cierre. El horario más extendido, que suele coincidir con el verano, es de 10:00 de la mañana a medianoche.

Los precios también varían en función de la temporada y de lo que quieras visitar. Hay tarifas reducidas para niños y personas mayores. El Empire State Building forma parte del paquete de atracciones turísticas de Go City® en Nueva York. Hazte con un pase y disfruta de descuentos estupendos en el Empire State y en muchas otras atracciones de Nueva York.

La entrada al Empire State Building está situada en el número 20 de West 34th Street, entre la quinta y la sexta avenidas. Se encuentra en una de las zonas más populares de Manhattan, por lo que te recomendamos que vayas caminando y disfrutando del paisaje.

La ruta Downtown del autobús turístico también hace parada en el Empire State Building, por si prefieres disfrutar de las vistas en el trayecto pero sin cansarte demasiado.

Si vas con el tiempo justo y prefieres tomar el transporte público, lo mejor es el metro. Las dos paradas más cercanas son: 34th Street-Herald Square (líneas  R, N, Q, B, D, M, F) y 34th Street-Penn Station (líneas 1, 2, 3).

 

¿Cuál es el mejor momento para visitar el Empire State Building?

Cada momento tiene sus ventajas, te las enumeramos para que decidas tú cuál te convence más. Durante el día, especialmente a primera hora de la mañana, podrás disfrutar de unas vistas increíbles de Manhattan y evitar las aglomeraciones. Vivirás una experiencia maravillosa y harás unas fotos panorámicas increíbles de Nueva York.

Visitar el mirador de noche es una experiencia completamente distinta. Hacer fotos será más complicado, pero contemplar Manhattan iluminado desde lo alto es algo que hay que hacer alguna vez en la vida. Si optas por disfrutar de las luces de la ciudad, te recomendamos que evites la hora de la puesta de sol, que es la más concurrida.

La hora favorita de mucha gente es precisamente la puesta de sol, ya que puedes disfrutar de las vistas con la luz dorada del atardecer y más tarde contemplar la ciudad iluminada. Ten en cuenta, sin embargo, que es también la hora en que las esperas son más largas y las entradas más caras.

No hay mal momento para subir al mirador del Empire State Building, así que no te preocupes, vayas cuando vayas, será inolvidable.

 

Consejos para tu visita al Empire State Building

Mirador del Empire State Building, Nueva York
  • ¿Cómo evitar aglomeraciones en el Empire State Building? Una buena manera de evitar las aglomeraciones y las colas es planificar la visita a primera hora de la mañana (de 8:00 a 11:00) o a última hora de la noche (después de las 22:00, ¡las vistas nocturnas son espectaculares!).
  • ¿Cómo ver la puesta de sol en el Empire State Building? Si quieres ver la puesta de sol, llega al rascacielos con bastante tiempo de antelación. La hora anterior a la puesta de sol es la mejor para las fotos, así que todo son ventajas. 
  • Los menores de seis años entran gratis. Puedes llevar un cochecito, pero solo si es plegable, ya que será necesario plegarlo antes de entrar en el ascensor.
  • Prepárate para el control de seguridad. Ayuda a acelerar el proceso asegurándote de que no llevas ningún artículo prohibido, como maletas grandes, botellas de vidrio, trípodes, etc.
  • Abrígate en función del tiempo que haga. Consulta la previsión meteorológica y ten en cuenta que en el mirador hará más frío y más viento que abajo.
  • Reserva tus entradas con antelación. Cuanto antes reserves, más probable será que la hora a la que quieres visitar la atracción esté disponible. 
  • Planifica el tiempo de visita. Calcula que la visita al Empire State Building te llevará de 2 a 3 horas, más o menos. De ese modo podrás planificar qué otras atracciones turísticas te da tiempo a ver en las inmediaciones. 

 


Ahorra en Nueva York con Go City®

Seguro que además del Empire State Building, querrás visitar montones de atracciones más durante tus vacaciones en Nueva York. Si quieres descubrir la mejor manera de sacarle todo el partido a la Gran Manzana sin que el presupuesto se te dispare, consulta las ventajas de Go City® en Nueva York. Descubrirás cómo visitar más y pagar menos. ¡No te lo pierdas!

Limited time offer

Sign up and save an extra 5% today.